jueves, 30 de enero de 2020

ESA y CONAE realizan pruebas biomedicas en bases antárticas argentinas

Sigue a continuación una noticia publicada hoy en el portal web de la Agencia Espacial Europea (ESA), destacando el proyecto de colaboración que lleva adelante dicha agencia con nuestro país, tendiente a la evaluación de dispositivos de biomedicina en las bases antárticas argentinas, en las cuales se presentan condiciones climáticas similares a las que deberán enfentar los futuros austronautas que viajen al planeta Marte.

DE LA ANTÁRTIDA AL ESPACIO: TELEMEDICINA AL LÍMITE

La ESA está trabajando con Argentina para probar el dispositivo de telemedicina Tempus Pro en las duras condiciones de la Antártida mientras Europa se prepara para su próxima fase de exploración humana en el espacio.


El desarrollo de estos dispositivos fue respaldado por la ESA y se cree que podrían ser utilizados por astronautas y equipos médicos durante futuras misiones de exploración.

Las pruebas y la validación de Tempus Pro en las bases antárticas argentinas marcan una nueva era de cooperación entre ESA y Argentina, una nación que ya es un socio de larga data de ESA en América Latina.

Se han desplegado monitores de telemedicina de la ESA para realizar pruebas en dos de las bases antárticas de Argentina: Belgrano II y Carlini.

Belgrano II se encuentra a menos de 1 300 km del Polo Sur, con temperaturas que pueden descender por debajo de –35°C durante el verano. Aislada y construida sobre afloramientos rocosos, es vista como un buen análogo para las misiones a la Luna y Marte.

Equipo de la base Belgrano II junto al equipo Tempus, a bordo 
del rompehielos ARA Almirante Irizar.

La base Carlini se encuentra en la costa sur de Potter Cove, en la Isla Rey Jorge. Al estar menos aislada que Belgrano II, permitirá a los equipos comparar dos entornos diferentes, pero extremos.

TEMPUS PRO EN ACCIÓN

Los equipos médicos de la ESA han utilizado dispositivos de telemedicina Tempus Pro para registrar y transmitir los signos vitales de los astronautas de la ESA luego del aterrizaje, desde que Thomas Pesquet regresó de la misión "Proxima" en mayo de 2017. La tecnología se usará nuevamente en febrero cuando el astronauta de la ESA Luca Parmitano regrese de su segunda misión de seis meses a la Estación Espacial Internacional, denominada "Más Allá" .

El dispositivo también permite la geolocalización y las comunicaciones de voz entre los equipos de rescate y los receptores, y es utilizado regularmente por civiles y personal militar de todo el mundo para medir y transmitir parámetros de vida como ser la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la frecuencia respiratoria y la temperatura de un paciente a los médicos.

El duro ambiente de la Antártida proporcionará la prueba de viabilidad definitiva.

Base antártica Belgrano II de la República Argentina.

CONECTANDO EN CONDICIONES DIFÍCILES

Miembros del equipo de medicina espacial de la ESA en el Centro de Astronautas de la ESA (EAC) en Colonia, Alemania, prepararon a fines de 2019 los dispositivos Tempus Pro para realizar pruebas en el continente más austral de la Tierra. El Dr. Victor Demaria-Pesce, asesor científico principal del EAC, y el Dr. Daniel Vigo de la La Universidad Católica de Argentina (UCA) viajaron a la Antártida con los dispositivos para dar soporte a su despliegue como así también a las pruebas que se están realizando actualmente.

Victor y Daniel creen que la fortaleza de Tempus Pro radica en la forma en que el dispositivo combina todas las técnicas médicas necesarias para llevar a cabo una evaluación médica inicial en una sola unidad, así como su flexibilidad para transmitir información a través de una gama de redes de voz y datos. Los usuarios no médicos también pueden operar las unidades gracias a las instrucciones detalladas en pantalla.

En la Antártida, hay pocas opciones confiables para la transmisión de datos. Además de sus propios sistemas de transmisión, los operadores utilizarán una antena para conectar Tempus Pro a la red satelital Iridium. Estos satélites luego retransmitirán los datos médicos a un receptor en una ubicación diferente.

Compuesta por 66 satélites reticulados en la órbita terrestre baja, la red Iridium permite una cobertura global incluso cuando los sistemas tradicionales no están disponibles, y permitirá a los usuarios en la Antártida comunicarse por voz, además del envío de datos, con el equipo médico del EAC como así también con el Dr. Juan Manuel Cuiuli y sus colegas del Comando Antártico Conjunto en Buenos Aires, Argentina.

Dispositivo de telemetría Tempus Pro.

ENFOQUE EN LA SIMULACIÓN

Seis simulaciones, similares a las que pueden encontrar los astronautas durante futuras misiones a la Luna y Marte, están planificadas para los dos dispositivos Tempus Pro durante su tiempo en la Antártida. Estas simulaciones incluyen escenarios nominales y no nominales, como emergencias en las que el oficial médico está incapacitado, emergencias médicas en un entorno al aire libre, y situaciones en las que la comunicación es limitada.

Prueba de tempus II en la base antártica Belgrano II.

Los dispositivos serán utilizados por los investigadores, así como por el oficial médico de las bases para fines médicos cotidianos, mientras que la tecnología se evalúa para su uso potencial durante las misiones espaciales.

DESARROLLO DE DISPOSITIVOS

Los dispositivos Tempus Pro se desarrollaron en el Reino Unido con financiación y soporte del programa de investigaciones avanzadas en sistemas de telecomunicaciones de la ESA.

"El hecho de que el equipo de operaciones médicas de la ESA utilice para sus operaciones y actividades preparatorias de exploración espacial esta tecnología probada comercialmente, cierra perfectamente el circuito", dice Arnaud Runge, ingeniero médico que supervisó el desarrollo técnico del Tempus Pro. "Demuestra la capacidad de la ESA para apoyar a la industria en diferentes áreas".

Control de salud a Thomas Pesquet con Tempus Pro.

Su viaje a la Antártida marca el primer paso en un reciente acuerdo entre la ESA, la Dirección Antártica Argentina (DNA) y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE). Esta creciente cooperación científica incluirá otras instituciones como la Universidad Católica de Argentina (UCA), la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) y el CONICET. Permitirá un mayor desarrollo de proyectos científicos y operativos en el entorno extremo del continente antártico a medida que la ESA se prepara para de cara a la futura exploración de nuestro sistema solar.

Los primeros resultados de los experimentos deberían estar disponibles en las próximas semanas y demostrar cómo Tempus Pro puede utilizarse para apoyar médicamente a una tripulación de exploradores en una situación y entorno que se parezca más a lo que los futuros astronautas encontrarán en Marte.

Fuente: ESA

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.