martes, 17 de marzo de 2020

Martín Fierro, el primer cohete argentino

MARTÍN FIERRO, EL PRIMER COHETE ARGENTINO

El 13 de diciembre de 1956 un grupo de entusiastas de la actividad espacial pertenecientes al Instituto De Experimentaciones Aeronáuticas (IDEA), lanzan en la localidad de Alejandro Korn un diminuto cohete al que denominaron Martin Fierro I.

Cohete Martín Fierro en la portada de la edición 343 de la revista
 Vea y Lea, agosto de 1960.

De esta manera se llevaba a cabo el primer lanzamiento en el país de un cohete con finalidad puramente científica, ya que hasta ese momento los desarrollos locales de cohetería se habían aplicado principalmente en el campo militar (dando origen a bombas y proyectiles teledirijidos como el Tábano y la PAT-1), o en el ámbito civil, donde existían fabricantes de cohetes antigranizo que eran utilizados principalmente en los viñedos de las provincias de San Juan y Mendoza.

IDEA nació como un desprendimiento de la Asociación Argentina Interplanetaria (AAI), cuando un grupo de socios descontentos por la filosofía imperante en la AAI (la cual procuraba centrar los esfuerzos de la asociación en el trabajo de divulgación de las actividades espaciales, dejando para el futuro el desarrollo de proyectos prácticos como ser la construcción de cohetes), deciden alejarse de la AAI para formar IDEA y poner manos a la obra construyendo y lanzando cohetes.

La tarea de diseñar el Martín Fierro recayó sobre el ingeniero Antonio Veracierto, quien se desempeñaba como jefe técnico de IDEA. El resultado fue un rudimentario cohete de dos etapas, sin más carga útil que un dispositivo fumígeno que dejaba una traza visual de la trayectoria de elevación seguida por el cohete.

La primera etapa del Martín Fierro estaba conformada por un tuvo de aluminio que contenía en su interior un racimo de impulsores de pólvora de la que se utilizada en los cohetes antigranizo, mientras que la segunda etapa, de solo 20 cm de longitud, constaba de un solo impulsor del mismo tipo.

Es de destacar que el vector carecía de aletas que permitieran estabilizarlo durante el vuelo. Para lograrlo, desarrollaron un dispositivo rotatorio ubicado en la base de la rampa de lanzamientos al que iba conectado el Martín Fierro. Mediante un motor de 4200 RPM se hacía girar al cohete antes de dispararlo para lograr un vuelo estabilizado.

Aquel 13 de diciembre de 1956 el Martín Fierro logró elevarse verticalmente unos 400 metros antes de desestabilizarse y desviarse, en un vuelo errático en el cual alcanzó una altura aproximada de 1700 metros antes de precipitarse a tierra.

De cierta manera, no es equivocado afirmar que los miembros de IDEA lograron realizar con el Martín Fierro el primer lanzamiento de un cohete argentino.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.