jueves, 30 de abril de 2020

Pablo Bolcatto: "Ojalá el Gradicom pueda volver a ser una aplicación"

"OJALÁ EL GRADICOM PUEDA VOLVER A SER UNA APLICACIÓN"

Durante una entrevista concedida en el mes de marzo al medio especializado en temas de defensa Zona Militar, el Dr. en física Pablo Bolcatto, designado como nuevo presidente de CITEDEF tras el cambio de gobierno, declaró que "le gustaría reactivar el proyecto Gradicom".

Pablo Bolcatto, Presidente de CITEDEF. Crédito Imagen: Zona Militar.

Corría octubre de 2015, mes estipulado para realizar el lanzamiento del vector Gradicom III. Sin embargo, a escasos días de la fecha prevista para el lanzamiento, éste fue cancelado. El Ministerio de Defensa nunca informó la causa de tal decisión, y no volvió a saberse nada del mismo.

Un poco de historia

Grandes Dimensiones Propulsante Compuesto (GRADICOM), fue un proyecto de carácter dual (civil y militar), desarrollado bajo la órbita del Ministerio de Defensa (MINDEF). La institución encargada de liderarlo fue precisamente el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF), presidido hoy por Bolcatto. El objetivo del proyecto consistía en desarrollar motores cohete de combustible sólido con vistas a su utilización en cohetes sonda, lanzadores satelitales, cohetes de artillería, y misiles.

En diciembre de 2009 se realizó el primer lanzamiento. Se trató de un vector de una sola etapa denominado Gradicom PCX, que tuvo como objetivo la homologación en vuelo del motor cohete PCX-2009. Se trataba de un motor que utilizada combustible sólido, más precisamente HTPB.

Con el objetivo de continuar con el desarrollo del motor, en julio de 2011 se llevó a cabo el segundo lanzamiento.  Se trató de un vector de dos etapas denominado Gradicom II que alcanzó los 92 km de altura.

En agosto de 2015 la Secretaría de Ciencia, Tecnología y Producción para la Defensa (CTP), informaba sobre el éxito alcanzado durante el ensayo realizado en el banco de prueba de motores, por el nuevo motor cohete desarrollado para el vector GRADICOM III. Se trataba de un motor cuya estructura había sido optimizada para lograr un mejor rendimiento que el alcanzado con el Gradicom II.

Durante la realización de la muestra Defensa de la Industria llevada a cabo en la ciudad de Buenos Aires en septiembre de 2015 (ya en vistas del lanzamiento del Gradicom III estipulado para octubre de ese mismo año), el MINDEF exhibió un mockup del vector. La maqueta actualmente se encuentra en exhibición en el predio de CITEDEF en Villa Martelli.

Maqueta del Gradicom III actualmente en el predio de CITEDEF.

Llegado octubre de 2015 (mes durante el cual se llevaron a cabo las elecciones presidenciales), a escasos días de la fecha estipulada para el lanzamiento, el MINDEF lo canceló sin brindar información alguna al respecto. Las  declaraciones "off the record" provenientes de dicho ministerio aducían "razones no técnicas".

Parche de la misión Gradicom III.

En diciembre del mismo año se produce el cambio de gobierno y la llegada al poder de la Alianza Cambiemos.  De allí en más, el GRADICOM III,  un vector de dos etapas pero de mayor diámetro que su antecesor, que incluía una carga útil inteligente con sistema de recuperación, y con el cual se esperaba alcanzar los 350 km de altura, desapareció de la escena sin dejar rastro y sin que volviera a saberse nada del mismo.

Módulo de carga útil y ojiva del vector
Gradicom III. Crédito imagen: Zona Militar.

Persistir en el error

De esta manera, una vez más, nuestro país, tan caracterizado por persistir en el error y no comprender la importancia de sostener en el tiempo los desarrollos tecnológicos complejos, abandonaba sin más el desarrollo de una tecnología de inmenso valor científico y estratégico. Se volvía a repetir una película que ya habíamos visto, que en el pasado se llamó Cóndor y que ahora le cambiaban el nombre a Gradicom. Efectivamente, Argentina había logrado alcanzar a comienzo de los años 90, a través del proyecto Cóndor,  un MUY importante desarrollo en materia de vectores de combustible sólido. En aquella oportunidad, presiones políticas de Estados Unidos y un presidente genuflexo (Carlos Menem) al que se le pedía un pan y prefirió entregar la panera, en ésta,  uno (Mauricio Macri) que prefirió llenar a reventar los bolsillos de los banqueros antes que invertir en Ciencia y Tecnología.

Y así como el necio que desconoce el pasado persiste en repetir los errores cometidos, los argentinos continuamos sin comprender el presente y siendo incapaces de proyectar un porvenir. Sin embargo, para un cohete llamado Gradicom III, puede que exista aun una tenue y débil luz al final de camino. Y quien sabe, al igual que el Fénix, quizás logre elevarse un día bien alto tras haber revivido de sus cenizas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.