domingo, 19 de julio de 2020

Proyecto Tronador: "Recalculando ..."

PROYECTO TRONADOR: "RECALCULANDO ..."

A través del webinar "Acceso al espacio, del diseño a la operación de un lanzador satelital" organizado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la provincia de Córdoba, CONAE dió a conocer algunos aspectos sobre la actualidad del Programa ISCUL (Inyector Satelital para Cargas Útiles Livianas) más conocido como Proyecto Tronador.

Diapositiva mostrada durante el webinar.

El vehículo Tronador II Tecnológico, que en la versión previa del Programa ISCUL constituía el próximo paso hacia la concreción del inyector satelital Tronador III, ha sido descartado para dar paso a un nuevo lanzador satelital denominado VLE.

Un poco de historia

Corría el año 2014. El programa ISCUL de CONAE se ejecutaba bajo la órbita del hoy fenecido Ministerio de Planificación. Época en la cual contaba con un presupuesto que le permitía planificar a futuro una serié de vehículos experimentales crecientes en grado de complejidad y tamaño, hasta llegar al ansiado lanzador satelital Tronador III:

Vehículos experimentales proyectados por CONAE en 2014.

En términos presupuestarios, eran momentos auspiciosos para la ciencia argentina. CONAE acababa de ensayar con éxito el vehículo experimental VEx-1B y se preparaba para ensayar en 2015 el VEx5A de mayor complejidad. Como estaban las cosas, se pensaba que luego de uno o dos ensayos de dicho vector se estaría en condiciones de avanzar al siguiente paso, el Tronador II tecnológico.

En abril de 2017 CONAE ensaya finalmente en vuelo el vehículo VEx-5A (aunque en forma parcial, ya que tras efectuar un vuelo durante escasos segundo el vector se precipitó a tierra a causa de una fuga de kerosene que obligó a abortar el vuelo). La misión se cumplió parcialmente; no se llegó a ensayar separación de etapas, ni motor de segunda etapa, ni apertura de cofia.

Pero a esa altura de los acontecimientos los vientos habían cambiado ya de rumbo y junto con ellos el gobierno; CONAE se veía afectada por la drástica reducción presupuestaria que el gobierno de Mauricio Macri impuso sobre el sistema nacional de Ciencia y Tecnología, y la agencia espacial argentina no era la excepción.

La situación se tornó crítica, y la pragmática CONAE decidió centrar sus esfuerzos y recursos en poder completar la misión satelital SAOCOM. En un contexto complejo se debieron tomar decisiones para favorecer la misión SAOCOM en detrimento de los demás proyectos en los que trabaja la agencia, entre ellos el Tronador. En semejante estado de cosas CONAE optó por hacer con el programa ISCUL la gran GPS; "recalcular". Así, una antena de telemetría y control adquirida para el Centro Espacial Manuel Belgrano tuvo que ser destinada a la estación terrena que CONAE se encontraba construyendo en la provincia de Tierra del Fuego, y que era de vital importancia para efectuar la bajada de datos del SAOCOM 1A, cuyo lanzamiento era inminente. Cambios de este tipo en la planificación de los proyectos se volvieron moneda corriente.

La dura realidad presupuestaria impuesta por el gobierno de CEOs (como a los propios funcionarios de la coalición Cambiemos les gustaba autodenominarse), indicaba que ya no se disponía de recursos para poder ensayar en vuelo vehículos experimentales de diversa índole, ni mucho menos para construir un banco de ensayos de turbobombas para los motores de 30 toneladas de empuje. En lo que al Programa ISCUL se refiere, CONAE optó por abandonar el enfoque de vehículos experimentales, y continuar trabajando (en la medida de lo posible), en tareas de ingeniería del TII tecnológico, a la espera de momentos más auspiciosos para hacer ciencia en el país.

VLE

El TII Tecnológico era un vehículo similar en tamaño y diámetro al TIII, esto es, un cohete de dimensiones importantes. Siendo el de los lanzadores un negocio en que las necesidades presupuestarias guardan relación con el tamaño del vector (a mayor tamaño de lanzador mayores costos), CONAE debió rediseñar el Programa ISCUL, dando origen a un vehículo de menores dimensiones, de manera que tuviera mayores chances de ser desarrollado dentro de las restricciones presupuestarias existentes. "Recalculando...", de igual manera que el GPS cuando el conductor distraído erra el camino señalado por "la gallega", la agencia espacial no tuvo más opción que descartar el TII Tecnológico.

El nuevo vehículo ideado (VLE) será, según la información brindada por ingenieros durante el webinar, una especie de vector de doble propósito; un vehículo experimental y un orbitador satelital, dos en uno.

Los ingenieros aclararon que el Tronador III, con capacidad de inyectar una tonelada de carga paga en órbita LEO, continúa siendo el objetivo final del programa ISCUL, solo que ahora se desarrollará como paso previo el VLE, un lanzador de menores dimensiones que utiliza la misma tecnología con la que contará el TIII.

Durante el Webinar el Gerente de Acceso al espacio de la empresa Veng, el ingeniero Pablo Hollar, habló sobre algunos aspectos básicos del nuevo VLE. Se trata de un lanzador satelital con capacidad de inyectar en órbita baja cargas con un peso en torno a los 100 kg. Consta de dos etapas y utiliza un nuevo motor (llamado Karut) desarrollado mediante impresión 3D metálica (electrodeposición láser). Funciona a base de oxígeno líquido (LOX) y querosene, entregando un empuje cercano a las 3 toneladas, con un caudal de quemado mayor a 100 kg por segundo, aunque el ingeniero no precisó la cantidad de motores que serán empleados en la primera etapa. Tampoco mencionó si funcionan mediante presurización o empleando turbobombas.

El VLE empleará cerca de 17 toneladas de combustible; tanques de propelente y comburente ultralivinos del alta presión construidos en aluminio soldado mediante fricción (friction stir welding), y de material compuesto desarrollados mediante un proceso de bobinado (filament winding composites).

Diapositiva mostrando diversas tecnologías utilizadas en el
desarrollo del Programa ISCUL.

Próximos pasos 

Así mismo se dieron a conocer durante el webinar los próximos pasos del Programa ISCUL, a saber:
  • I+D+i Tronador III, hitos incrementales de calificación de subsistemas y etapas.
  • Satelizar usando tecnología Tronador mediante un vehículo a escala menor (VLE).
  • Validación tecnológica Tronador III
  • Producción del los lanzadores Tronador III y VLE
  • Desarrollar los servicios de lanzamientos comerciales.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.