jueves, 15 de septiembre de 2016

Los secretos que encierra el meteorito Gancedo

Sigue a continuación una noticia publicada antes de ayer (13/9) en el portal web del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), destacando las nuevas posibilidades de investigación que brindará el análisis del meteorito de 30 toneladas recientemente hallado en la provincia de Chacho.

LOS SECRETOS QUE ENCIERRA LA ROCA QUE CALLÓ DEL CIELO

El hallazgo del meteorito Gancedo, el segundo más grande encontrado en el mundo hasta ahora, abre nuevas posibilidades de investigación para comprender como se formó la Tierra.


Hace aproximadamente 4 mil años en la región conocida como Campo de Cielo, en el límite de las provincias de Chaco y Santiago del Estero, cayó una lluvia de meteoritos. Recientemente, miembros de la Asociación de Astronomía del Chaco recuperaron un meteorito al que llamaron Gancedo y que, por su peso – aproximadamente 30 toneladas – sería el segundo más grande encontrado hasta ahora en la Tierra.

Pero, además de su tamaño, Gancedo puede contener información importante para conocer cómo fue el origen del planeta. “Si queremos saber como se formó el sistema solar tenemos que recurrir a objetos primitivos como los meteoritos, cuya formación es anterior a la de la Tierra”, cuenta María Eugenia Varela, investigadora independiente del CONICET y vicedirectora del Instituto de Ciencias Astronómicas, de la Tierra y del Espacio (ICATE, CONICET-UNSJ).

Varela explica que los meteoritos son las rocas más primitivas a las que se puede acceder y son tan antiguas como el Sistema Solar mismo (4.500 millones de años). “Estas rocas han preservado distintos objetos, desde los primeros materiales que condensaron a partir del gas de la Nebulosa Solar hasta trocitos de estrellas (diminutos granitos de material refractario que condensaron en las atmósferas de las estrellas) que vivieron y murieron antes que el Sol”, agrega.

Corte pulido de meteorito Campos del Cielo.

Por ello estos cuerpos pueden ayudar a comprender como es el núcleo del planeta, al que no se puede acceder para estudiar directamente. “Gancedo es un meteorito de hierro de los llamados no magmáticos, y este tipo particular de meteoritos contiene una mezcla de silicatos ricos en hierro y magnesio, semejante a los minerales que están presentes en las rocas del manto terrestre, asociadas a hierro. Como su formación es anterior a la de la Tierra, conocer los minerales o conjuntos de minerales que contiene nos permitiría entender mejor como se formaron estos objetos y por lo tanto comprender mejor cómo se formó el sistema solar primitivo, algo que actualmente es motivo de constantes debates”, agrega.

Para estudiarlos, se extraen trozos del meteorito, se hacen cortes y se estudia su composición química, su textura y los isótopos que contiene. En el caso de Campo de Cielo, como hay varios fragmentos diseminados, todo nuevo hallazgo abre la posibilidad de detectar nuevos constituyentes minerales o asociaciones de minerales que no han sido halladas hasta el momento y así intentar comprender, un poco más, como se formó nuestro planeta y demás cuerpos planetarios. “Tenemos que tener en cuenta que los meteoritos son como una ventana a través de la cual podemos mirar la formación del Sistema Solar primitivo“, concluye Varela.

Fuente: CONICET

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.