domingo, 12 de agosto de 2018

Kohlenia: Desarrollos en materiales compuestos para la industria espacial

Sigue a continuación una entrevista a Germán Kokubu (gerente de la empresa KOHLENIA), publicada el día 10 de agosto en el portal LATAM SATELITAL, destacando los desarrollos realizados por su empresa para proyectos del área espacial. 

KOHLENIA, MATERIALES COMPUESTOS PARA EL ACCESO AL ESPACIO

Latam Satelital entrevistó a Germán Kokubu, socio gerente de KOHLENIA, una innovadora compañía que desarrolla procesos y piezas para la CONAE y VENG.


KOHLENIA es una empresa argentina de base tecnológica que inició sus actividades en el año 2009 desarrollando procesos y piezas para el Plan Espacial Nacional.

KOHLENIA realizó diversos trabajos y es actualmente proveedor de VENG S.A. y de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE). La empresa desarrolló el proceso de manufactura y participó en la fabricación de varios modelos de recipientes bobinados de material compuesto (COPVs), los cuales fueron utilizados como pruebas tecnológicas en prototipos de lanzadores satelitales como el VEx5-A.

Latam Satelital (LS) entrevistó a Germán Kokubu, socio gerente de KOHLENIA, para conocer más a esta innovadora empresa de tecnología espacial.

LS: ¿Cómo se genera la vinculación con el proyecto de acceso al Espacio de CONAE? ¿Cuáles fueron los primeros trabajos que realizaron?

Desde nuestros comienzos en el año 2009 la principal línea de trabajo con CONAE fue el desarrollo del proceso de manufactura de los recipientes a presión ultralivianos. Para ese entonces me encontraba trabajando en la Comisión Nacional de Energía Atómica que estaba encargada del diseño y la fabricación de la antena del satélite SAOCOM en materiales compuestos. Los procesos de manufactura que se usaban en la CNEA eran los tradicionales para ese tipo de estructuras, muy orientados a la alta performance, pero de baja productividad. Queríamos canalizar la experiencia de trabajar con compuestos hacia técnicas con cierto grado de automatización y así fue que con un amigo y compañero de trabajo empezamos a desarrollar una máquina de filament winding CNC y el software asociado. VENG resultó ser el cliente estratégico ideal para crecer como empresa de tecnología; nuestro primer trabajo fue demostrar mediante prototipos que nuestra máquina y nuestro software tenían la capacidad de generar tanques y otras geometrías de sección variable. A partir de ello, la relación se fue fortaleciendo y el volumen de trabajo aumentando.

LS: ¿Qué trabajos están realizando actualmente para VENG y CONAE?

Uno de los últimos contratos con VENG tuvo como objetivo desarrollar un sistema de bobinado con capacidad de generar estructuras de hasta 1500 mm de diámetro que incluyó la fabricación de una máquina CNC de 4 ejes, el diseño y fabricación de hornos de curado, el desarrollo del herramental de soporte, la implementación de ensayos de materias primas y métodos de inspección y control de calidad. Al mismo tiempo tuvimos que formar un equipo que hoy está capacitado para operar el sistema y encarar otros desafíos similares.

LS: ¿A partir de los proyectos realizados para CONAE la empresa pudo ampliarse a otros sectores de la actividad? ¿Cuáles?

Sí, sin dudas. Nuestra misión es volcar la experiencia ganada en este tipo de proyectos, tanto de VENG como otros organismos de I+D o universidades, hacia otras industrias. Desarrollamos junto a una empresa especializada en acoples elásticos una línea estándar de árboles de transmisión de potencia, fabricamos cardanes y elementos del chasis para máquinas agrícolas, tenemos una línea de productos náuticos y soluciones para la industria gráfica y audiovisual, entre otros sectores.

Participar en un proyecto multidisciplinario como el de VENG nos abrió las puertas a un gran número de empresas y grupos de investigación, con los cuales iniciamos nuevas líneas de trabajo. Junto al INTEMA de Mar del Plata y la Facultad de Ingeniería de la UBA desarrollamos resinas especialmente formuladas para nuestros requerimientos. Junto a la CNEA y el CONICET queremos incorporar la inspección de ultrasonido acoplada en aire como control de calidad de nuestras piezas.

Por otro lado, trabajando con VENG, detectamos la necesidad de mejorar la trazabilidad y el control de nuestros productos y procesos, lo cual nos impulsó a certificar nuestro sistema de gestión de calidad y medio ambiente bajo normas ISO 9001-2015 e ISO 14001-2015.

LS: ¿Consideran que tienen potencial de ampliar su actividad en el sector espacial? ¿Solamente en Argentina o encuentran potencial en el exterior?

En lo que respecta a industria espacial tenemos un compromiso muy fuerte con la Comisión Nacional de Actividades Espaciales a través de VENG, con quien compartimos la propiedad intelectual de parte de nuestras tecnologías. Creemos que existen oportunidades en el exterior que irán surgiendo a medida que avance la validación de los desarrollos que estamos llevando adelante y nos entusiasma la idea de explotarlas en colaboración con VENG.

LS: En distintos lugares del mundo están surgiendo proyectos para acceder al Espacio con vehículos livianos. ¿Considera que Argentina está a la par de estas iniciativas o existe una distancia imposible de acortar?

Si comparamos los programas de otros países con una larga historia en la carrera espacial como Estados Unidos, Japón o la Unión Europea, es evidente que llevan una ventaja difícil de achicar. Sin embargo, Argentina pica en punta en Sudamérica en un sector que está en continuo crecimiento, por lo que el proyecto puede convertirse en un gran negocio. La distancia con los países líderes se va a seguir agrandando si dejamos de apostar a este tipo desarrollos cuyos avances trascienden el “mero” objetivo del acceso al espacio y su explotación, y enriquecen, además, la matriz productiva del país.

LS: Cuando algo no es complicado, se utiliza la frase: “Esto no es Rocket Science”. Bueno, esto en lo que trabajan es Rocket Science. ¿Dónde encuentran las mayores dificultades para lograr con éxito el acceso al Espacio?

Sin lugar a dudas el objetivo del acceso al espacio es muy ambicioso y requiere de la coordinación de un sinnúmero de grupos de investigación y empresas de tecnología. Sin embargo, creo que la mayor dificultad no es científica o de conocimiento sino de decisión política. El capital humano existe, pero el expertise generado corre riesgo si no hay una política de estado que garantice la continuidad de este tipo de programas tecnológicos más allá del cambio de administraciones o los vaivenes de la economía. Como una vez dijo el dirigente de la India Jawaharlal Nehru: “Somos demasiado pobres para darnos el lujo de no invertir en ciencia y técnica”.

LS: ¿Cómo piensan que va a ser KOHLENIA dentro de cinco años?

El mercado de los materiales compuestos avanzados está en continuo crecimiento y a medida que los costos de producción y materias primas disminuyen, avanzan sobre los materiales tradicionales como acero y aluminio. En nuestra región su utilización es todavía incipiente, pero en estos años iniciales de crecimiento nos enfocamos en detectar las aplicaciones con mayor potencial, en las cuales hoy estamos concentrados. Para algunas de ellas nos asociamos con otras empresas, con las que no descartamos crear unidades de negocios que terminen independizándose a medida que vayan madurando.

Por su parte, KOHLENIA seguirá creciendo y consolidándose como empresa de base tecnológica desde la que continuaremos creando soluciones innovadoras para diferentes industrias.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.