jueves, 18 de junio de 2015

Tras casi cuatro años en órbita el satélite SAC-D/Aquarius dejó de estar operativo

Sigue a continuación un comunicado de prensa difundido hoy por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), informando que el satélite SAC-D/Aquarius dejó de operar tras casi cuatros años de haber sido puesto en órbita. Según lo informado por el Jet Propulsion Laboratory  (JPL) de la NASA, el satélite dejó de operar debido a un problema técnico en el sistema de control de actitud de la nave. El SAC-D era el único satélite propio siendo operado por la CONAE.    

SAC-D/AQUARIUS: LOS LOGROS DE UNA EXITOSA MISIÓN SATELITAL

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios informa que el satélite argentino SAC-D Aquarius concluyó su servicio operativo. 


En vísperas de iniciar su quinto año en órbita y tras haber cumplido exitosamente su misión prevista para tres años según su diseño original, el SAC-D Aquarius alcanzó su objetivo de observar el océano, el clima y el medioambiente.

Entre sus logros principales se destaca el aporte del mapa global de la salinidad superficial del océano, que resultó pionero a nivel mundial en esta temática. La mejora de los pronósticos climáticos regionales gracias a los datos que obtuvo sobre el monitoreo de hielo marino en zonas polares. El seguimiento de la dinámica de glaciares en la Antártida, y la observación de la evolución de huracanes en el océano atlántico, como así también el derretimiento extremo de hielo superficial ocurrido en Groenlandia en 2012. 

Estos entre otros fueron los logros que ya en Junio de 2014, había alcanzado la Misión SAC-D Aquarius al cumplir su tercer año en órbita, que era lo previsto desde el inicio del proyecto. Desde su puesta en órbita se fueron cumpliendo los objetivos científicos planteados por el Grupo Internacional de Ciencia de la Misión, integrado por proyectos de investigación de Argentina, de los Estados Unidos, de Italia y de Japón.

En particular el instrumento Aquarius generó mapas semanales de la salinidad superficial del mar a nivel global, lo cual constituye información sin precedentes para el estudio del cambio climático del planeta. 

El radiómetro de microondas (MWR) adquirió datos para realizar productos que permitieron conocer más detalles del océano y su vecina atmósfera, también se calibró la cámara térmica (NIRST) permitiendo analizar con detalle variaciones de temperatura en el mar, y se ubicaron transmisores del colector de datos (DCS) en varios puntos del país, llegando hasta la Antártida, que ofreció una excelente herramienta para el monitoreo y estudio remoto de glaciares mediante una tecnología que permite llegar a lugares de difícil acceso, más aún en época invernal, como ha sido el caso del glaciar Gourdon en la península antártica. 

Mediante el instrumento DCS del SAC-D Aquarius, los datos llegaron desde el satélite a las computadoras de los investigadores. También se pudieron obtener imágenes con la cámara de alta sensibilidad (HSC) sobre el continente blanco durante los inviernos. 

El instrumento francés Carmen 1 obtuvo datos acerca de los efectos de la radiación cósmica en dispositivos electrónicos. 

Los objetivos tecnológicos del instrumento argentino TDP se vieron satisfechos en una proporción considerable. Se trabajó también en aplicaciones de productos del MWR sobre tierra y de Aquarius para datos de humedad del suelo, los cuales fueron empleados como entrenamiento previo para la Misión SAOCOM, los próximos satélites radar de la CONAE, que ya están en construcción.

Realizada en el marco de la cooperación internacional en el área espacial, la Misión SAC-D Aquarius ha sido llevada adelante por la CONAE con la NASA como socio principal, quien proveyó el instrumento principal, Aquarius y el lanzamiento. Está misión contó además con contribuciones de las agencias espaciales de Italia (ASI), Francia (CNES), Canadá (CSA) y Brasil (AEB/INPE). 

En el ámbito nacional participaron en la construcción del satélite numerosos organismos del Sistema Nacional de Innovación Científica y Tecnológica, tales como la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), el Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR) y el Centro de Investigaciones Ópticas (CIOP) del CONICET, la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), el Instituto Universitario Aeronáutico (IUA). 

También se destacó la participación de empresas privadas nacionales de base tecnológica. El contratista principal de CONAE para la ejecución de este proyecto fue INVAP.S.E. empresa que llevó adelante la construcción de la plataforma satelital, la integración de instrumentos de ciencia junto a diferentes subsistemas, y realizó gran parte de los ensayos ambientales necesarios para poder proceder a su lanzamiento. 

El satélite SAC-D Aquarius fue puesto en órbita el 10 de junio de 2011 desde la base Vandenberg de EE.UU., mediante un lanzador Delta II.

Los grupos de investigación nacionales e internacionales, y los usuarios en general, seguirán haciendo uso de todos los datos y productos generados a lo largo de la misión durante años, incluso décadas.

Fuente: CONAE

8 comentarios :

  1. En la página de la NASA dice que la vida útil del instrumento Aquarius era de 3 años, pero que el resto del satélite y de los instrumentos debía trabajar por 5... qué falló???

    ResponderEliminar
  2. Claramente esta misión (Satelite SAC-D) tenía una vida de 5 años como mínimo, pero como falló a los 4 años, ahora dicen que en realidad eran 3.

    ResponderEliminar
  3. Pregunta del millón! Acaso CONAE también instaló los componentes defectuosos que causaron la falla prematura del SAC-D en los satélites ARSAT 1 y 2 ???? Si es verdad que NASA advirtió a CONAE de la baja calidad y confiabilidad de los componentes, porqué la gente de CONAE insitió tanto en usarlos?? Si en 1 o 2 años el ARSAT-1 deja de funcionar y se demuestra que fue por haber instalado componentes baratos, las aseguradoras nos reconocerán todavía algo del dienro perdido???

    http://www.zona-militar.com/foros/threads/desarrollo-aeroespacial-argentino.27216/page-66

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Demóstenes,

      Desconocemos la respuesta a su pregunta. Lo que si podemos aseverar es que CONAE no ha tenido participación alguna en el proyecto ARSAT.

      Saludos

      Eliminar
    2. En rigor de verdad, dónde dije CONAE, debería haber sido escrito INVAP (que trabajaba bajo contrato de CONAE). Aunque en realidad, y dado el microscópico tamaño del sector aeroespacial en Argentina, todos estos entes estatales terminan superponiéndose, y alternándose. Ya que antes del Arsat-1, Invap sólo hacía satélites para CONAE, es más que lógico suponer que proveedores y técnicas entre ambas instituciones han sido compartidas y/o heredadas. en resumen, sólo deseo que en dos o tres años no tengamos que lamentar la pérdida de otro satélite, además del bochorno internacional. Un abrazo.

      Eliminar
    3. Es a tales efectos que es satélite (ARSAT-1) se encuentra asegurado.

      Eliminar
  4. Señores, si se equivocan actualmente la NASA, Rusia y la Agencia Espacial Europea, por que no se va a equivocar INVAP? Acaso quien puede creer que en la construcción de cualquier artefacto espacial o de gran complejidad no hay fallas pues en su vida fabrico o realizo diseño alguno. Estos proyectos sirven para mejorar día a día y bienvenido sea que se sigan realizando, y seguramente estos errores no van a ser ni los primeros ni los últimos.
    Acaso quien puede pensar que los países pioneros revelen todos los secretos de la mecánica, física o electrónica de estos complejos equipos????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema pasa porque los expertos de Goddard space flight center advirtieron a los científicos de CONAE de no usar este componente debido a su CONOCIDO historial de fallas y mala calidad de manufactura. Conae dicidió ignorar estas advertencias y el resultado es un satélite de USD400 millones inoperable a tan solo 4 años de ser lanzado (para comparar el SAC-C duró 13 años en órbita).
      Además de tantos autoelogios, también me gustaría ver un poquitito de autocrítica. Un poquitito nada mas. Y repito, la misión era de 5 años, no de 3 como salieron a decir ahora.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.